Sentencia de casación del caso Messi

Hoy se ha conocido la Sentencia del Tribunal Supremo que confirma la condena de 21 meses de prisión impuesta a Lionel Messi por tres delitos fiscales (por defraudación en el IRPF de los ejercicios 2007, 2008 y 2009), al tiempo que, estimando parcialmente el recurso, rebaja la pena contra su padre, Jorge Messi, como cooperador necesario de dichos delitos, estableciéndola en un total de 15 meses.

La extensa Sentencia, de 110 páginas, está suscrita por cinco Magistrados, pero contiene nada menos que tres votos particulares, extremo éste que pone de manifiesto el muy polémico carácter de la decisión.

STS_2017_05_24_Messi_delito fiscal

Auto de apertura de juicio oral del caso Neymar DIS

Acompaño Auto de apertura del juicio oral dictado por el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional en el denominado caso Neymar DIS.

 

Esta resolución, que no es recurrible, es el paso previo para que los acusados, entre ellos el jugador Neymar y su padre, el Santos, el FCB y los Presidentes Rosell y Bartomeu presenten su escrito de defensa tras el cual se señalará ya fecha para la celebración del juicio

Al margen del interés mediático del asunto, las 48 páginas de la resolución destacan por su claridad pedagógica. El Magistrado instructor explica su postura personal y la decisión que finalmente debe adoptar siguiendo lo resuelto por la Audiencia al revocar su previo sobreseimiento de la causa.

 

AJCI-5_2017_05_04_Apertura juicio oral Neymar, Santos. Barça, Rossell, Bertomeu y otros_corrupción entre particualres, estafa impropia_orden de la AN

Sentencia condenatoria contra Messi

Hoy se ha conocido la Sentencia condenatoria contra Lionel Andrés Messi Cuccittini y su padre Jorge Horacio Messi Pérez, sobre la que cabe hacer algunas reflexiones de urgencia:

En primer lugar, cabe destacar que aunque sólo acusaba la Abogacía del Estado en representación de la Agencia Tributaria, personada como acusación particular, y no la acusación pública sostenida por la Fiscalía (que, recordemos, no acusaba al jugador sino, sólo, a su padre), la Sala sentenciadora acoge las tesis acusatorias de la Agencia Tributaria, condenando tanto al obligado tributario (el jugador), como a su padre, en concepto éste de cooperador necesario.

La dureza de la sentencia reproduce una vez más el debate sobre el a mi juicio injustificado tratamiento excesivamente represivo de las infracciones tributarias. Como ya he expresado en múltiples ocasiones, la última ratio que el proceso penal supone sólo debería ser de aplicación en los supuestos de dolosa ocultación tributaria al fisco. Cuando lo que se debate es una diferente interpretación de las normas tributarias, por grosera que ésta sea, entendemos que el tema debería siempre residencia se en sede contencioso administrativa.

Segunda reflexión, a la vista de la sentencia y en particular de los diversos reproches hacia la defensa que contiene, parece que la estrategia defensiva no ha sido la más adecuada. Especialmente llamativos son los reproches relativos a la denuncia de dilaciones indebidas, así como el referido a la falta de autenticidad de la firma del jugador en alguno de los documentos de relevancia en la causa, debates ambos introducidos en el plenario.

Sorprende igualmente la dureza con la que la sala califica los esfuerzos de la defensa por probar el desconocimiento de la familia Messi respecto de la legislación tributaria aplicable. La Sala aplica los principios de indiferencia o ignorancia deliberada para concluir que ese desconocimiento, se dice buscado de propósito, no exime de las responsabilidades imputadas. Sorprende al respecto que uno de los argumentos utilizados por la Sala se base en el hecho de que el jugador ratificó en presencia notarial un previo documento privado (un contrato firmado con Adidas) manifestando, como es habitual cláusula de estilo en este tipo de documentos, que conocía íntegramente el contenido del documento ratificado. La Sala considera esta afirmación ante Notario especialmente reveladora del conocimiento de los hechos por parte del jugador !!

La Sala reprocha igualmente al perito de la defensa no haber sido más contundente en rebatir los argumentos de los peritos de la Agencia Tributaria. Ya he criticado en otras ocasiones que pueda darse la condición de perito (que por definición requiere imparcialidad) a quien está funcionalmente vinculado con una de las partes acusadoras, con el agravante de que dichos peritos, dada su condición de funcionarios públicos, suelen gozar de mucha mayor credibilidad por parte de los tribunales.

Por último, no deja de ser asimismo sorprendente que la Sala utilice como argumento incriminatorio el hecho de que la defensa hubiera afirmado en sus conclusiones que ingresaría las cuotas reclamadas con independencia del resultado del proceso penal.

Todos dicho reproches resultan especialmente duros, especialmente si tenemos en cuenta que la defensa del jugador en el plenario ha sido ejercida por un conocido Magistrado del Tribunal Supremo, hoy ya jubilado. Se evidencia además que el cambio de defensa a medio proceso no suele resultar casi nunca una decisión acertada.

Como sea que el jugador ya había ingresado las cuotas defraudadas, la Sala aplica la atenuante muy cualificada de reparación del daño rebajando en dos grados la pena, que ello no obstante no aplica en su grado mínimo y condena tanto el jugador como a su padre esté en concepto de cooperador necesario (y no de inductor como pedía la Fiscalía) a la pena de siete meses de prisión por cada uno de los delitos tributarios (años 2007, 2008 y 2009).

 

Acompaño copia de la sentencia.

Auto de medidas cautelares autorizando las estelades en la final de Copa

Bravo por la Justicia!

El Magistrado Titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 11 de Madrid no sólo ha dictado una resolución jurídicamente impecable, razonada y clara, sino que, tan o más importante aún, lo ha hecho en plazo idóneo.

La resolución impugnada era un auténtico dislate jurídico, sin soporte legal, y que infringía claramente los derechos fundamentales de libertad ideológica y libertad de expresión previstos en los artículos 16 y 20 de la Constitución.

Pero, siendo eso claro, el Juez –que podía sin duda prever el linchamiento mediático al que ya está empezando a ser sometido en las redes sociales– podría haberse acogido al fácil recurso de dar previo traslado a las partes , o simplemente demorar la tramitación hasta celebrado el partido, y evitarse así la papeleta de tener que resolver de forma eficaz. Bravo pues por el contenido, por la celeridad y por la valentía de Su Señoría. Jueces así nos hacen recuperar la confianza en el sistema judicial –pues recordemos que España se halla a la cola de Europa en cuanto confianza ciudadana en el sistema judicial  (posición 23ª de los 28 en el Eurobarómetro de 2013)– y por ende, en el propio Estado de Derecho. Felicidades pues Señoría.

Felicitaciones también a los Abogados de la Asociación Drets que han sabido plantear recurso y medida cautelar de forma eficaz  y célere. La medida cautelar se ha obtenido en el último día hábil. Si se hubiera presentado tan sólo un día más tarde no habría llegado a tiempo, como ha sucedido con el recurso planteado por el  institucionalmente tímido FCB.

Por último, desde el punto de vista político, cabe destacar que se trata de la victoria simbólica judicial más importante obtenida por el nacionalismo catalán en los últimos años, gracias sin duda a la inestimable colaboración de la enorme torpeza política de la Señora Delegada del Gobierno, por cierto incomprensiblemente arropada por la misma Vicepresidenta del Gobierno.

Igualmente ridícula la defensa de la prohibición efectuada desde las más altas instancias deportivas y futbolísticas españolas, si bien nadie esperaba otra cosa dado el conocido nivel de los citados incombustibles dirigentes deportivos.

En fin, una esperpéntica retahila de despropósitos –por la que nadie dimitirá of course–, felizmente corregida gracias a la audacia de unos excelentes Abogados y la valentía y eficacia de un Juez sensato.

Por cierto, que con todo este lío casi me olvidaba de que el domingo se juega la final. Força Barça !!

Acompaño el Auto de medidas cautelares:  Auto MC Estelades Final Copa Rey

 

 

Messi deberá sentarse en el banquillo. Comentario al Auto de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona de fecha 8 de junio de 2015

Por Auto de fecha 8 de junio de 2015, conocido ayer, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona desestima el recurso formulado por la defensa de Leo Messi y, confirmando la previa resolución del Juez de Instrucción, acuerda correctamente dirigido el procedimiento abreviado respecto de Leo Messi. La consecuencia de la inclusión de un imputado en el denominado Auto de transformación de Procedimiento Abreviado (art. 779.1.4º LECrim) es que, con toda probabilidad, acabará abriéndose juicio oral contra él una vez las partes acusadoras formulen sus escritos de acusación o calificación provisional.

Debe recordarse que la defensa solicitaba el sobreseimiento libre de Messi por entender que el jugador era desconocedor de la antijuricidad de los hechos típicos, extremo éste que obviamente excluiría la culpabilidad. El Ministerio Fiscal  se adhería a dicha postura, mientras que la Abogacía del Estado, en defensa de la Hacienda Pública, sí mantenía completamente la imputación, considerando indiciariamente acreditados todos los elementos de los delitos tributarios enjuiciados.

La resolución resulta interesante por recordar de forma muy pedagógica los distintos grados de posibilidad o probabilidad exigibles en cada sucesivo momento procesal.  Así, recuerda que, tratándose de la decisión de admisión, bastará con requerir su posibilidad, de modo que sólo cuando puede excluirse por completo la comisión del ilícito, será procedente la inadmisión.

Tratándose de la decisión de prosecución  de las diligencias  previas por los trámites de preparación  del juicio oral (que es precisamente el trámite en que nos encontramos), bastará con que las diligencias de investigación resulten compatibles con la hipótesis inculpatoria. De suerte que la existencia de versiones contradictorias, debe traducirse en la necesidad de continuar la tramitación.

Pero, por el contrario, según continúa recordando la resolución comentada, sólo procederá una sentencia condenatoria cuando quepa afirmar que la hipótesis acusatoria quede acreditada con una probabilidad que se encuentre más allá de toda duda razonable.

El Auto, sin duda consciente de la gran trascendencia mediática del asunto, no se limita a efectuar tales reflexiones sino que entra en el fondo del asunto, introduciendo algunas reflexiones inquietantes sobre el futuro. Así, afirma por ejemplo, que la conducta podría encontrar sanción por la vía de la apreciación del dolo eventual, argumentando que la jurisprudencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo tiene señalado, a este respecto, que en aquellos supuestos en los que se haya probado que el autor decide la realización de la acción, no obstante haber tenido sospechas de que se dan en el hecho los elementos del tipo objetivo, manifestando indiferencia respecto de la concurrencia o no de estos, no cabe alegar un error o ignorancia relevantes para la exclusión del dolo en el sentido del art. 14.1 CP, añadiendo aún a continuación que:

“En nuestra opinión, el sintagma “haber tenido sospechas” puede traducirse, probatoriamente en nuestro caso en “debiera haber despertado necesariamente sospechas a cualquier persona media en situación análoga dedicada a la misma actividad profesional”. Y estimamos que si bien es comprensible que un jugador de relevancia no esté al tanto de los pormenores de la gestión de un patrimonio millonario, para lo que se provee de los correspondientes asesores, en este concreto caso había datos, al menos a los efectos que nos ocupan y sin prejuzgar en modo alguno la suficiencia de dichos datos para una hipotética condena, para afirmar la existencia de una sospecha seria sobre la existencia de la deuda tributaria. Y si parece claro que el conocimiento de la deuda tributaria implica, por lo general, el conocimiento de la antijuridicidad en aquel que no cumple sus obligaciones, se satisfacen así las exigencias que requiere una resolución que desempeña la función procesal de la que nos ocupa.”.

Por el bien del jugador, esperemos que, tras la celebración del juicio oral, esta opinión no sea mantenida por la Sala sentenciadora.

Acompaño texto de la resolución comentada:

Auto Sección 6ª recurso Messi

Un Juez de Barcelona acepta el caso Neymar

El Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona ha dictado Auto aceptando la competencia para conocer del denominado caso Neymar.

En el citado Auto, de fecha 2 de junio de 2015, el Juez Instructor, Juan Emilio Vilá Mayo, uno de los Magistrados más veteranos y garantistas de Barcelona, además de razonar la aceptación de la competencia, haciendo suyos y mejorando los argumentos expuestos por la Audiencia Nacional, resuelve asimismo sobre algunos flecos que la resolución de la AN dejó pendientes.

El debate más relevante era si, ante el cambio de competencia acordado, el nuevo Juez Instructor debía reabrir la instrucción ya cerrada en su momento por Ruz, o si, por el contrario, debía convalidar el cierre de Instrucción y la posterior Apertura de Juicio Oral ya previamente acordados por el anterior instructor. El Magistrado Vilá Mayo, con invocación de diferentes Sentencias del Tribunal Supremo (27.02.02 y 23.04.15) opta por el respeto al principio de seguridad jurídica que comporta la necesidad de conservar los actos procesales.  Consecuentemente convalida el Auto de Apertura de Juicio Oral dictado por Ruz el pasado 13 de mayo de 2015, aclarando, eso sí, que el órgano competente para celebrar el juicio ya no será la Audiencia Nacional sino la Audiencia Provincial de Barcelona.

La resolución es ahora recurrible ante la propia Audiencia Provincial de Barcelona, cosa que sin duda se plantearán las defensas pues, amén de que quedaban otros recurso pendientes que ahora quedarían enervados, la reapertura de la instrucción permitiría volver a solicitar el sobreseimiento (archivo de la causa sin juicio), jugando ahora “en casa”.

Seguiremos pues expectantes al interesante desarrollo procesal del asunto.

Auto de imputación del Presidente del FCB, J.M. Bartomeu

Acompaño el Auto, de fecha 3 de febrero de 2015, por el que se imputa al Futbol Club Barcelona, como persona jurídica, ya a su actual presidente, Josep Maria Bartomeu, por la posible comisión de un delito fiscal correspondiente al ejercicio 2014.

En concreto, estimando las pretensiones del Ministerio Fiscal, que a su vez se basan en un previo informe de la Agencia Tributaria, el Juez Pablo Ruz, titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, da luz verde para investigar si en el año 2014 se defraudó a la Hacienda Pública la suma de 2.845.700 €. Dicho importe obedece a la suma de tres conceptos:

– 2.600.000 € , correspondientes al 52% de retención del pago de 5.000.000 € al jugador Neymar Jr., que según diversos contratos de 2011 y 2013, debían abonarse al jugador en fecha 30 de enero de 2014.

– 234.000 €, correspondientes a la retención del 52% de las retribuciones a percibir por el jugador en 2014 derivadas del contrato de imagen.

– 11.700 €, correspondientes a la retención del 52% de las correspondientes a 2014 derivadas del contrato de representación y agencia.

Conforme se deduce del Auto, el Ministerio Fiscal había solicitado el fin de la instrucción relativa a los posibles delitos fiscales correspondientes a ejercicios anteriores (los que afectaban al Presidente Rosell) y la apertura de una nueva pieza separada para investigar las posibles defraudaciones correspondientes a 2014. El Juez Instructor, tras efectuar un interesante análisis legal y jurisprudencial del estado de la cuestión relativa a la conexidad y sus efectos procesales (es decir, la necesidad o conveniencia de tramitar conjuntamente, o no, la instrucción de delitos conexos, ex arts. 17, 300 y  762 para el procedimiento abreviado), concluye que en el presente supuesto, habida cuenta  de la conexidad objetiva y subjetiva de la totalidad de los hechos, resulta más conveniente enjuiciar el posible delito contra la Hacienda Pública correspondiente al ejercicio 2014  conjuntamente con los correspondientes a los anteriores ejercicios 2011 a 2013. Y es en este punto cuando el Juez Instructor, respondiendo a la petición del Fiscal de no demorar el enjuiciamiento de los anteriores ejercicios, razona que las nuevas diligencias (para la investigación del ejercicio 2014) “pueden ser practicadas, en principio, sin demora”, motivo por el cual procede a señalar las declaraciones de los imputados (el FCB y su Presidente Bartomeu) para una fecha muy próxima (el 13 de febrero), celeridad que ha sido objeto de perplejidad por la opinión pública calificándose por algunos medios como una “imputación expres”.

Cierto es, que, desgraciadamente, no estamos acostumbrados, sino al contrario, a tanta celeridad judicial, pero no es menos cierto que ello sería lo razonable y que, en el presente caso, dicha celeridad beneficia al FCB que concentrará sus problemas tributarios con la justicia en un único proceso.

El Juez Instructor acuerda asimismo pedir un informe complementario a la Agencia Tributaria, dejando la puerta abierta a que si la instrucción del posible delito fiscal correspondiente a 2014 se alargara, pudiera revisarse el criterio ahora adoptado, abriendo una pieza separada para enjuiciar el ejercicio 2014 y cerrar la instrucción correspondiente a los ejercicios anteriores.

Por último, merece asimismo destacarse que el Juez Ruz concede un plazo de 5 días al FCB para que, si lo estima conveniente (el juez requiere al FCB, pero matizando “salvo que a su derecho no conviniere”), aporte las certificaciones de las retenciones que en su caso se hubieren practicado en relación con el asunto. Parece cada día más claro que, desde el punto de vista tributario, el FCB, por bien asesorado que diga estar, no ha actuado correcta ni diligentemente en este asunto, en especial tras hallarse ya imputado por los ejercicios anteriores, cosa que debería haber extremado todas las precauciones para tropezar de nuevo con la misma piedra. En todo caso, el citado plazo de cinco días podrá ser aprovechado por el Club para aportar en su caso la documentación requerida por el Instructor  (no parecería estratégicamente adecuado acogerse a los derechos a guardar silencio o no declarar contra sí mismo), y, de pasada, efectuar alegaciones de carácter exculpatorio.

Deberemos pues estar atentos a los próximos episodios.

Auto imputación Bartomeu