Mandamiento de devolución de 3 céntimos de euro. ¿Es económicamente eficiente nuestro sistema judicial?

Ayer recibí una Diligencia de Ordenación que ordenaba expedir mandamiento de devolución por importe de tres céntimos de euro.

Decía así:

“Habiéndose efectuado en su día ingreso por la procuradora M.S. en nombre y representación de M.A.A., en concepto de costas recaídas en el incidente de impugnación de la tasación de costas por excesivas, por la cantidad de 405,29 euros y por error se acordó expedir mandamiento de devolución a J.M. G., por la cantidad de 405,26 euros , por lo que existen 3 céntimos favor del mismo.

Y líbrese mandamiento de pago por la referida suma en pago por tal concepto, en favor de J.M. G , que será entregado al/a la procurador/a Sr./Sra. J. F., dejando constancia en las actuaciones”.

 

Felicitaciones a la Letrada de la Administración de Justicia (nombre que hoy reciben los antiguos Secretarios Judiciales) por detectar este minúsculo error desapercibido para procuradores, abogados y  partes.  Reconforta pensar que no se escapa de control ni siquiera un céntimo de euro.

Dicho esto,  me asalta una terrible duda ¿nuestro sistema judicial es verdaderamente eficiente en la gestión de los recursos públicos?

Observemos. Los 405,29 euros  eran “costas recaídas en el incidente de impugnación de la tasación de costas por excesivas”, es decir, las costas (de la previa impugnación) de las costas (principales). Un economista preguntaría si son las costas al cuadrado. O como diría Marx (Groucho) el resarcimiento a la contraparte por la impugnación de la contraparte de la contraparte por los perjuicios ocasionados a la primera parte por la primera impugnación de la parte contraria a la primera parte. Suerte que nadie impugnó esta segunda tasación de costas ocasionadas por la impugnación de la primera tasación de costas, porque podríamos entrar en un bucle sin fin que la ley no limita.

¿Y qué coste tiene subsanar aquel error? Un Letrado de la Administración de Justicia ha detectado un error y consecuentemente ha dictado una Diligencia de Ordenación que un funcionario habrá mecanografiado, y, posteriormente, en méritos de lo acordado, se habrá de emitir un mandamiento de pago (eso dice la D.O., aunque probablemente se efectuará una transferencia), notificar todo ello, etc. ¿Cuántas horas invertidas por tres céntimos? Y ¿alguien ha contado qué vale el trabajo de los funcionarios públicos dedicados a dicha labor? Contando un promedio de 30 euros por hora (intervienen diversos funcionarios con diferentes costes salariales), devolver esos tres céntimos costará como mínimo unas mil veces el importe devuelto.¿Podemos permitirnos el lujo de afinar al céntimo, gastando en ello mucho más del valor del ajuste?

En mi libro Eficiencia y transparencia del sistema judicial español en el contexto europeo ponía de manifiesto que España dedica a la justicia un presupuesto per capita superior a la media europea, pero que los resultados, en eficiencia y en transparencia (confianza ciudadana, credibilidad, etc.) no se correspondían con la inversión realizada. ¿Alguien duda aún que debemos desburocratizar urgentemente nuestro sistema judicial?

Como pequeña contribución a la descongestión del sistema, anuncio ya que el destinatario no procederá a cobrar el importe del mandamiento. Lo enmarcaremos como testimonio gráfico de la ineficiencia de nuestro hiperburocratizado sistema judicial.

 

 

DO acuerda expedir mandamiento por 3 céntimos

Auto de medidas cautelares autorizando las estelades en la final de Copa

Bravo por la Justicia!

El Magistrado Titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 11 de Madrid no sólo ha dictado una resolución jurídicamente impecable, razonada y clara, sino que, tan o más importante aún, lo ha hecho en plazo idóneo.

La resolución impugnada era un auténtico dislate jurídico, sin soporte legal, y que infringía claramente los derechos fundamentales de libertad ideológica y libertad de expresión previstos en los artículos 16 y 20 de la Constitución.

Pero, siendo eso claro, el Juez –que podía sin duda prever el linchamiento mediático al que ya está empezando a ser sometido en las redes sociales– podría haberse acogido al fácil recurso de dar previo traslado a las partes , o simplemente demorar la tramitación hasta celebrado el partido, y evitarse así la papeleta de tener que resolver de forma eficaz. Bravo pues por el contenido, por la celeridad y por la valentía de Su Señoría. Jueces así nos hacen recuperar la confianza en el sistema judicial –pues recordemos que España se halla a la cola de Europa en cuanto confianza ciudadana en el sistema judicial  (posición 23ª de los 28 en el Eurobarómetro de 2013)– y por ende, en el propio Estado de Derecho. Felicidades pues Señoría.

Felicitaciones también a los Abogados de la Asociación Drets que han sabido plantear recurso y medida cautelar de forma eficaz  y célere. La medida cautelar se ha obtenido en el último día hábil. Si se hubiera presentado tan sólo un día más tarde no habría llegado a tiempo, como ha sucedido con el recurso planteado por el  institucionalmente tímido FCB.

Por último, desde el punto de vista político, cabe destacar que se trata de la victoria simbólica judicial más importante obtenida por el nacionalismo catalán en los últimos años, gracias sin duda a la inestimable colaboración de la enorme torpeza política de la Señora Delegada del Gobierno, por cierto incomprensiblemente arropada por la misma Vicepresidenta del Gobierno.

Igualmente ridícula la defensa de la prohibición efectuada desde las más altas instancias deportivas y futbolísticas españolas, si bien nadie esperaba otra cosa dado el conocido nivel de los citados incombustibles dirigentes deportivos.

En fin, una esperpéntica retahila de despropósitos –por la que nadie dimitirá of course–, felizmente corregida gracias a la audacia de unos excelentes Abogados y la valentía y eficacia de un Juez sensato.

Por cierto, que con todo este lío casi me olvidaba de que el domingo se juega la final. Força Barça !!

Acompaño el Auto de medidas cautelares:  Auto MC Estelades Final Copa Rey

 

 

Escrito de calificación conjunta (conformidad) en el caso Benítez

Por el interés que ha despertado el asunto, acompaño el escrito de calificación conjunta suscrito por todas las acusaciones y defensas del denominado caso Benítez o caso Raval, seguido contra varios agentes de los Mossos d’Esquadra.

Su atenta lectura debería a buen seguro  apagar alguna de las gratuitas críticas vertidas al respecto.

 

Acuerdo partes CASO BENITEZ RAVAL

Escrito de calificación conjunta (conformidad) en el caso Benítez

Por el interés que ha despertado el asunto, acompaño el escrito de calificación conjunta suscrito por todas las acusaciones y defensas del denominado caso Benítez o caso Raval, seguido contra varios agentes de los Mossos d’Esquadra.

Su atenta lectura debería a buen seguro  apagar alguna de las gratuitas críticas vertidas al respecto.

 

Acuerdo partes CASO BENITEZ RAVAL

La Sala Tercera del TS limita la extensión máxima de los escritos

Peligroso precedente!

La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo ha adoptado, por unanimidad, un Acuerdo por el que limita la extensión máxima de los escritos a presentar ante la Sala Tercera (Contencioso-Administrativa) del TS.

En concreto, se establece que los escritos de interposición y contestación tendrán una extensión máxima de 50.000 caracteres con espacio, equivalentes a 25 folios, regulándose asimismo el formato, tipo de letra (“Times New Roman”), interlineado, márgenes y la obligación de imprimir a una sola cara, entre otros aspectos.

Los escritos de preparación se limitan a 35.000 caracteres, también contando los espacios, y, respecto los escritos de alegaciones, se prevé que será en cada caso la Sala de Admisión la que fijará la extensión máxima “en función de las circunstancias del caso”.

Partiendo de la habilitación contenida en el apartado tercero del artículo 87 bis de la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa (reformada, recordemos, por la L.O. 7/2015, de 21 de julio, por la que se modifica la L.O. 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial), que entrará en vigor el próximo 22 de julio de 2016, la Sala de Gobierno, ha decidido regular la extensión máxima de todos los escritos, yendo a nuestro juicio más allá de lo que permite la norma habilitante que, recordemos, dispone textualmente:

3. La Sala de Gobierno del Tribunal Supremo podrá determinar, mediante acuerdo que se publicará en el “Boletín Oficial del Estado”, la extensión máxima y otras condiciones extrínsecas, incluidas las relativas a su presentación por medios telemáticos, de los escritos de interposición y de oposición de los recursos de casación.

Cierto es que los Abogados tenemos tendencia a escribir en exceso lo cual debe resultar en muchas ocasiones cansino por los jurisdicentes, pero cada asunto es singular y muchos presentan una complejidad fáctica y jurídica que obliga a desarrollar in extenso los correspondientes argumentos.

No me gusta escribir más de lo estrictamente necesario (a este blog me remito), pero limitar a 25 folios la extensión máxima de un recurso de casación me parece exagerado.

Los litigantes deben esperar pacientemente muchos años a ver resueltas sus pretensiones. Bueno será que, después de la espera, Sus Señorías tengan también la paciencia para leer y estudiar las argumentaciones de las partes, por extensas que estas sean, cuando el asunto así lo requiere.

 

Acuerdo Sala 3ª TS extensión escritos